About Me


Desde Haití | Jesús Hernández [México]


           Desde Haití viajan miles de personas en busca de un anhelo casi imposible. Y es esa diminuta posibilidad lo que los hace avanzar cada día unos metros más al norte. 

Huyen, como todos los que dejan su tierra, de las malas condiciones, de la violencia y las pocas oportunidades para poder vivir en bienestar. Además de un terremoto del que no han podido recuperarse. 

A veces de ride, en viejas camionetas que ofrecen algunos corazones nobles, otras en transporte público, pagando un precio alto por no ser de este país. Y por ser negros, negras. Aún así el sueño parece no estar lejos. 

Algunos que lograron escapar de los operativos contra la caravana en la frontera sur de México, hallaron suerte y un trato de solidaridad en los municipios de origen zoque del centro de Chiapas; un remanso de cariño para continuar su viaje. 

En nuevo México, un pueblo pequeño y grande a la vez, los habitantes se organizaron para brindarles un lugar donde descansar. Proporcionaron alimentos, baños y ropa limpia; contrario al racismo padecido en otras partes del estado. 

Los migrantes en tránsito llevan una fuerza profunda en la mirada, pero también una fiesta que enciende el mundo cuando sonríen. Allá van, bajo la lluvia, el sol, a contracorriente, aguantándolo casi todo. 

Asilo, paz y protección a los que no se quedan, los que caminan porque algo han soñado.













Publicar un comentario

0 Comentarios