About Me


Donde habitan los valientes | Luis Daniel Pulido



Extraño mi casa,
los juegos sencillos de palabras,
el invierno conectado a los tubos de agua,
la máquina del tiempo,
un par de negocios del que fue mi padre,
por supuesto, una buena parte de las monedas

Extraño a mi padre,
telegrafista, motorista, astronauta,
las inserciones pagadas:
venga y compre con nosotros las mejores telas

Extraño el vagón de los trenes,
el escudo de metal del Capitán América,
a mi mamá con la piedra filosofal
en una de sus manos

Extraño mi casa,
los hermanos que nunca tuve,
al cuervo, el mago, el alquimista

Extraño mi hogar,
los misterios de su adobe,
a la vecina de padres libaneses
y el juicio de custodia
por los hijos que nunca tuve

Extraño mi casa,
el campo de fut,
la poligamia que ejercía en mi cuadra,
ese olor debajo de tu falda que me dijiste
provenía del norte de África

Extraño mi tierra,
el arroz, la mantequilla,
estar en la cocina con mi madre

Extraño a mi padre
porque nunca dijo no ni sí
ni cómo ni cuándo

Extraño al señor que barre las calles,
al tío Ernesto, los discos de Deep Purple,
a mi perro recostado en mis piernas,
el periódico mal impreso,
el librero sin libros,
mi primer poema que ahora escribo

Extraño y extraño mucho
a mis amigos, excéntricos, interplanetarios,
con superpoderes, tan altos y fuertes
como ayer, como siempre
en cada hoja amarilla que me arrebata
el viento de sus tumbas

Luis Daniel Pulido

*Publicado en la revista Tierra Adentro, junio-julio 2008, núm. 152

Publicar un comentario

0 Comentarios